vie 12 de julio de 2024

logo autocosmos Vendé tu auto
Autos clásicos

Autos Clásicos de Argentina: Ford Sierra

El fastback del segmento D fue fabricado en Argentina entre 1984 y 1993, y cautivó al público con su diseño y la variante deportiva XR4.

Autos Clásicos de Argentina: Ford Sierra

Si hay autos históricos en Argentina, el Ford Sierra es uno de los mayores exponentes, ya que llegó revolucionando el mercado con su diseño innovador para la época, uso de motor longitudinal, tracción trasera y suspensión posterior independiente.

Argentina fue el primer país que fabricó el Sierra fuera de Europa, y la Planta de Pacheco requirió una inversión de 80 millones de dólares para producirlo.

Basado en el concept Probe III, la “revolución de diseño” del Sierra no solo impactó al público en el resto del mundo con estilo aerodinámico y amplias superficies vidriadas, sino también en Argentina, donde la gente estaba acostumbrada a las líneas conservadoras y mayormente rectas de los Falcon y Taunus, por poner ejemplos del propio óvalo. 

El Sierra se produjo en Argentina en tres variantes: Fastback de cinco puertas, Coupé de tres (XR4) y Rural, te te contamos lo más destacado de cada una.

Ford Sierra fastback

Foto: Archivo de Autos

El diseño del Sierra surge de un concept de principios de los 80, llamado Ford Probe III, y se mantuvieron prácticamente todas las líneas de la carrocería, retocando los paragolpes, espejos, zócalos y la parte trasera.

El resultado fueron unas líneas aerodinámicas (Cx 0,34) con formas redondeadas y numerosas superficies acristaladas gracias a la enorme luneta, las ventanas en el pilar C e incluso el techo solar en algunas versiones.

En cuanto a las versiones, las más básicas eran las “L” y “GL”, y presentaban un frente simple, con luces rectangulares de tamaño acotado, una parrilla con tres líneas horizontales, partes bajas en plástico negro y la ausencia de cualquier tipo de elemento aerodinámico en la trasera. La cosa cambiaba en las variantes más equipadas, como las Ghia, con un frente más imponente, una parrilla carenada, luces más grandes (incluso algunos tenían lavafaros), elementos en color carrocería, llantas de aleación y hasta un alerón en la parte baja del portón.

Con respecto a las motorizaciones, las versiones más básicas usaron un 1.6 L de 75 CV, mientras que otras como las Ghia LX llevaban un 2.3 L de 105 CV, y las más equipadas Ghia SX y Ghia S tenían el 2.3 L “SP” de 120 CV, derivado del Taunus. Las transmisiones eran manuales de cuatro o cinco relaciones dependiendo de la versión, e incluso hubo algunos con una automática de tres.

Foto: Archivo de Autos

Dentro de los elementos del interior de las versiones más equipadas de los Sierra, se destacaban:

  • techo corredizo
  • levantavidrios eléctricos en las cuatro ventanillas
  • tablero orientado al conductor
  • butacas con regulación en altura y ajuste lumbar
  • aire acondicionado
  • cierre centralizado
  • apertura eléctrica del baúl
  • testigos en la consola central
  • “Check Pannel”, que mostraba las puertas abiertas, luces quemadas, entre otros.

Ford Sierra Coupé

El Sierra también se vendió en un formato de tres puertas, utilizando la misma silueta con portón trasero pero con una ventana de gran tamaño entre el pilar B y el C, aunque en nuestro mercado se ofreció con una doble ventana trasera divididas por un parante.

Mucha gente apodó a estos modelos como “La Coupé Sierra”, y las variantes de tres puertas eran destinadas a versiones deportivas, siendo la XR4 la más recordada por su diseño con el doble alerón, sus prestaciones y la batalla contra la “Coupé Fuego” de Renault.

Luego repasaremos las variantes deportivas y nos adentraremos en las dos más conocidas: XR4 y RS Cosworth.

Ford Sierra Rural

Foto: Archivos de Autos

Un año después del lanzamiento del Sierra en Argentina, se sumó la variante rural, que tomaba el diseño frontal de las variantes más equipadas de los sedanes, con las luces grandes con lavafaros y antinieblas en el paragolpes, y de ahí hasta el pilar B era todo igual.

Dentro de los cambios del Sierra Rural, se destacaban el techo más alto, las barras portaequipaje, las ventanillas traseras cuadradas, y la incorporación del tercer volumen grande, perdiendo la silueta característica del modelo, pero ganando una capacidad de baúl y una practicidad excelente. La parte trasera se remataba con una luneta levemente curva y luces de tamaño reducido en los extremos inferiores del portón, resultando en un diseño simple pero muy atractivo.

La motorización que usó el Sierra Rural era la 2.3 L de 105 CV de las versiones intermedias del Sedán, y se ofreció tanto con caja manual de cinco marchas como una automática de tres relaciones.

Variantes deportivas: Sierra XR4

La Coupé Sierra XR4 fue y sigue siendo la versión más codiciada, contando con elementos destacados de diseño como unos deflectores y las partes bajas en plástico negro alrededor de todo el vehículo, con una tira roja que denotaba deportividad.

El elemento más llamativo del Sierra XR4 era el alerón doble en la luneta, que no solo le daba un toque más deportivo y característico, sino que los medios que lo probaron afirman que ayudaba mucho en la tenida a altas velocidades. El Coeficiente aerodinámico del Sierra XR4 se mejoró gracias a sus elementos diferenciales y se alcanzó un Cx de 0,32, que también mejoraba su manejo.

El motor que usaba este Sierra XR4 era el 2.3 SP de 120 CV, y estaba acoplado a una caja manual de cinco relaciones que entregaba la potencia a las ruedas traseras. En términos de prestaciones, el Sierra XR4 lograba el 0-100 km/h en 10,3 segundos y alcanzaba una velocidad máxima de alrededor de 190 km/h.

En la actualidad, una Coupé Sierra XR4 puede cotizar muy alto si está bien cuidada, aunque como es de esperar para un auto con tantos años, hay muchas que están muy descuidadas. Cabe destacar que en otros países se hicieron más versiones del Sierra XR4, como el XR4i (V6), XR4TI (Turbo) o el XR4x4, con tracción integral, pero no se fabricaron en Argentina.

Variantes deportivas: Sierra RS Cosworth

Si bien esta versión no fue fabricada en Argentina, en los últimos años ingresaron un par de unidades vía importación privada, y no podíamos dejarla de lado.

El Sierra RS Cosworth fue, hasta la llegada del RS500, la versión más potente y radical de la Coupé de Ford, que fue creada con el fin de entrar en el Grupo A. Se produjeron sólo 5.545 Sierra Cosworth, de los cuales 500 fueron convertidos a RS500, y las unidades en Argentina pueden ser contadas con los dedos de una mano.

El RS Cosworth presentaba todo un tratamiento deportivo y aún más aerodinámico, con nuevos paragolpes delanteros y entradas de aire, llantas exclusivas y un enorme alerón a la mitad de la luneta trasera, apoyado sobre un “soporte” en el centro del portón, elementos que generaron controversia, pero le daban una apariencia única.

En términos técnicos, este Sierra tenía un motor desarrollado por Cosworth, quien puso dos condiciones: que no superaría los 204 CV y no se harían más de 15.000 impulsores, que no fueron necesarios ya que las unidades producidas fueron muchas menos. Algunos elementos interesantes del Sierra RS Cosworth eran las unidades electrónicas de alta precisión para el turbo y la inyección, por ejemplo, y la presencia de un diferencial trasero autoblocante.

El motor era un 2.0 L turbo que entregaba 204 CV y estaba acoplado a una caja manual de cinco relaciones, que enviaba la potencia a las ruedas traseras, permitiendo que este Sierra acelerara de 0 a 100 km/h en 7,1 segundos y alcanzara alrededor de 240 km/h.

En otros países el Sierra tuvo una "Fase II", que no se produjo en Argentina ya que el joint-venture regional entre Ford y VW ,llamado "Autolatina", permitía fabricar y desarrollar modelos en conjunto, y Brasil rechazó la segunda generación, porque allí no se había podido comercializar la primera. Desde el inicio de producción hasta su despedida 9 años más tarde, se hicieron 72.024 unidades del Sierra en Argentina.

En conclusión, el Sierra es uno de los vehículos más recordados por los argentinos, y luego de su cese de producción en 1993 fue reemplazado por el Mondeo, que no fue fabricado en Argentina. El Sierra sirvió como un punto de inflexión para la industria argentina, ya que dejó la vara alta con su diseño y equipamiento, y nos trajo también una de las batallas más interesantes contra la Renault Fuego GTA Max. Ahora, te preguntamos a vos:

¿Tuviste algún Sierra? ¡Contá tu experiencia! ¿Te quedás con la XR4 o la Fuego?

Test Drive Ford Ranger 2.0 Biturbo

Juan Ignacio Gaona recomienda