dom 16 de junio de 2024

logo autocosmos Vendé tu auto
Autos clásicos

Autos Clásicos de Argentina: FIAT Uno y Duna

El hatchback de la marca italiana se produjo en Argentina entre 1989 y 2004, y el sedán entre 1987 y 2001, y te contamos su historia.

Autos Clásicos de Argentina: FIAT Uno y Duna

El FIAT Uno llegó al mundo en 1983 como reemplazo de los 127 (en Europa) y 147 (que se siguió vendiendo en Argentina), presentando un diseño aerodinámico de Giorgietto Giugaro y una carrocería hatchback de tres o cinco puertas. El Uno fue muy exitoso a lo largo del planeta, ganando el premio al Auto del Año en Europa en 1984. En nuestro país, es uno de los autos más queridos y elegidos, y es aún más especial ya que se produjo en El Palomar y luego en Córdoba 

Para lograr la producción del Uno en Italia, FIAT invirtió más de 1.000 millones de liras italianas (la inversión más grande de la marca hasta ese entonces), y se trabajó cinco años en investigación y desarrollo. La particularidad de la línea de producción del Uno era su proceso de automatización robótica en las áreas de montaje, soldadura y revestimiento, permitiendo soldar por puntos en las piezas del vehículo.

El FIAT Uno en Argentina

El Uno llegó a nuestro país seis años después de su presentación mundial, para ser fabricado por SEVEL Argentina en la planta de El Palomar, donde ya se ensamblaba su hermano sedán (Duna) desde 1987. A partir de 1995, se trasladó la producción del Uno a la planta de FIAT en Córdoba, donde se fabricó hasta 2004, año en el que empezó a venir el “Uno Fire” desde Brasil. En 2010, se presentó la segunda generación del Uno, también proveniente de Brasil.

A continuación, te contamos las variantes del Uno y Duna que se vendieron en Argentina.

FIAT Uno: primera generación (1989 – 2004)

Técnicamente, la primera generación del Uno se extendió hasta 2014 en Argentina, pero como se vendió como un modelo nuevo, lo dejamos para después.

Como dijimos, el Uno empezó a ser fabricado en Argentina a partir de 1989, con la estética inicial del modelo (luces y parrilla más grandes, entre otras diferencias), y se ofreció en la variante “SCV” de tres puertas, que en principio usó un motor 1.5 de 82 CV y luego se incorporó una de cinco puertas con el 1.6 “Tipo” de 87 CV.

Entre las características del diseño del Uno, se destacaban el limpiaparabrisas de un solo brazo, la rueda de auxilio en el vano motor y los comandos del interior en los costados del tablero, mediante palancas.

En 1992, llegó un restyling del Uno, que cambiaba la imagen frontal del modelo, con luces delanteras rectangulares y de menor tamaño, al igual que la parrilla, que pasaba a ser de dos barras horizontales. Además, se sumaban algunos elementos de equipamiento y más versiones y motorizaciones.

Con el restyling, se sumaron las versiones “SL” de entrada de gama, con el “Tipo 1.4” de 77 CV y “CL”, una más equipada, con el “Tipo 1.6” de 87 CV. Además, la variante “SCV” pasó a llamarse “SCR” (Super Confort Racing), que luego se unificó con el Duna.

En 1995, el Uno sumó una motorización diésel de 1.7 L y 60 CV, y en 1997 se incorporó una variante “S”, la más básica de todas, también con el “Tipo 1.4”. Para cerrar el siglo en 1999, se lanzó el "S Top", con un motor 1.3 MPi de 72 CV.

FIAT Uno FIRE (2004 – 2014)

La primera generación del Uno siguió con otra nomenclatura en Argentina, ya que se adoptaba el motor 1.3 8v “FIRE” (Fully Integrated Robotized Engine) de 68 CV, y se vendió hasta fines de 2013, por no poder sumar el doble airbag y ABS, obligatorios a partir de 2014. El Uno FIRE provenía de Brasil, a diferencia de su “predecesor”.

Dentro del diseño del Uno FIRE, se mantenía la silueta original (no era más que otro restyling), pero se cambiaban las luces y se adoptaba una parrilla más grande, así como el logo circular de FIAT.

Con respecto a las particularidades del Uno FIRE, se destacó la variante “Cargo”, que era una suerte de "Furgón", que eliminaba los asientos traseros y utilizaba todo el espacio para carga.

FIAT Nuevo Uno: Segunda generación (2010 – 2021)

La verdadera segunda generación del FIAT Uno se presentó en 2010, con un diseño más redondeado, más equipamiento y otras motorizaciones. El “Nuevo Uno” compartió mercado con el Uno FIRE por tres años, hasta que se dejó de vender el anterior.

En términos de diseño, el Nuevo Uno tenía un aspecto más moderno, menos recto que el anterior y quizás menos atractivo, pero tenía cierto parecido con el Panda europeo, ya que compartían plataforma (aunque la sudamericana era más económica). Se destacan las luces cuadradas de gran tamaño, las tres ranuras en la parrilla y el remate redondeado del techo en la parte trasera, con las ópticas verticales a los costados de la luneta.

El Nuevo Uno se vendió en dos formatos en Argentina: hatchback de cinco o tres puertas (este último mucho más raro de ver), y luego se sumó la Fiorino, un furgón de carga (que actualmente se sigue vendiendo).

Además de la estética, el Uno de segunda generación se destacó también por su versión “Cargo”, de tres puertas y con el mismo planteo que el primero; pero el mayor atractivo fue la versión “Way”, de estética aventurera, con numerosos plásticos negros, barras de techo, entre otros.

En 2014, el Uno recibió un restyling en Brasil, que no llegó a Argentina hasta 2018, ya que en 2016 se había dejado de comercializar en nuestro país porque la marca había lanzado el Mobi y querían que se vendieran más Palio fabricados en Argentina. Cuando cesó la producción del Palio y se empezó a fabricar el Cronos en Córdoba, el Uno volvió a ser lanzado en Argentina, ya con el rediseño, que retocaba las luces, paragolpes y demás, y sumaba tecnología acorde a la época.

En términos de motorización, el Nuevo Uno utilizó primero el “FIRE Evo”, un 1.4 L de 85 CV, y luego se reemplazó por el “Firefly”, un 1.3 L de 99 CV, todos con caja manual de quinta

A diferencia de la primera generación del Uno, el segundo tuvo una variante con estética deportiva “Sporting”, pero no era lo mismo que los clásicos SCV y SCR, ya que su motor 1.4 y su aerodinámica no eran ideales para ese propósito. De todas formas, la estética estaba bien lograda, con luces oscurecidas, franjas, llantas, detalles en rojo y una doble salida de escape.

El FIAT Nuevo Uno se dejó de fabricar en 2021, quedando el Mobi como el auto más accesible de la marca y pasando directamente al Argo, que sería el reemplazo del Palio. El Uno se despidió con una edición limitada a 250 unidades llamada “Ciao”.

FIAT Duna / Weekend (1987 - 2001)

El Uno también tuvo su variante sedán, el Duna, que incluso fue producido desde antes que el hatchback en Argentina, ya que se apostaba a la preferencia del público por los tricuerpos, pero a la vez duró menos que su variante corta, cesando su producción en 2001, luego de dos restylings.

En términos de diseño, el Duna era idéntico al Uno hasta el pilar B, donde cambiaba la caída recta del techo y el portón por una más prolongada y un baúl, que tenía una capacidad de 503 L. En 1992 se adoptó el primer rediseño, con las luces y la parrilla más chicas, y las ópticas traseras con luces de giro grises en vez de naranjas, mientras que en 1997 se retocó la tapa del baúl y se integraron las luces traseras del Tempra, de menor tamaño.

Las motorizaciones del Duna eran las mismas que las del Uno, incluyendo el 1.5, el 1.7 diésel, y los Tipo 1.4 y 1.6, con la particularidad de la versión “SCV” (Super Confort Veloce), de corte deportivo y el más equipado, que luego fue reemplazado por el “SCR”. Además, hubo una variante limitada a 500 unidades llamada “SCX”, que dotaba al 1.5 de 89 CV.

Además del Duna sedán, también se vendió una variante rural, conocida como “Weekend” (importada de Brasil) o Innocenti Elba (proveniente de Italia), y usaban las mismas mecánicas que el tricuerpo.

FIAT Fiorino

FIAT Fiorino pick-up restyling

La primera generación del Uno también sirvió para hacer una variante furgón y una pick-up, ambas llamadas “Fiorino”, y reemplazaban a los 147 con esa carrocería. El furgón se mantuvo hasta la segunda generación del Uno (y se sigue vendiendo en Argentina bajo el mismo nombre), mientras que la pick-up se basó en el Palio a partir de su aparición, y se llamó Strada.

Variantes deportivas: FIAT Uno EF

¿Qué es más nacional que un FIAT Uno fabricado en Argentina? Uno modificado por un argentino, y así surge quizás la variante más especial del Uno, el EF, cuyas siglas hacen referencia a Edgardo Fernández, un constructor de autos de competición.

El Uno EF era lo más parecido a un auto de rally para calle basado en el hatchback de la marca italiana, y se hicieron alrededor de 40 unidades, cada una configurada a gusto del cliente, pero con detalles generales para todos, como los paragolpes, las llantas deportivas, el alerón sobre el portón trasero y la doble salida de escape central, el ensanche, entre otros.

Entre otras características, el Uno EF se destacaba por tener frenos a disco traseros, suspensiones a medida, espirales en vez de elásticos en la parte trasera, refuerzos estructurales, entre otros.

El motor del Uno EF era un 1.6 de 115 CV retocado por Rafael Balestrini, con un nuevo árbol de levas, válvulas de mayor diámetro, un nuevo múltiple, un carburador retocado, entre otros.

Variantes deportivas: FIAT Uno Turbo i.e

Foto: Test del Ayer

Dentro de las unidades más destacadas del Uno, siempre resaltó el Turbo i.e, que era importado desde Italia, y se diferenciaba por tener una estética que no vimos en el nacional, con formas levemente más redondeadas, otras luces, y demás, y se diferenciaba de las otras versiones por las llantas y las líneas rojas.

El Uno Turbo i.e hacía honor a su nombre ya que contaba con un compresor que le daba 118 CV a su motor de 1.4 L, logrando unas prestaciones notables: 0-100 en 7,7 segundos y 206 km/h de velocidad máxima.

¿Tuviste algun FIAT Uno o Duna en alguna de sus generaciones o variantes? ¡Contá tu experiencia!

Test FIAT Uno Way

Juan Ignacio Gaona recomienda