mié 24 de abril de 2024

logo autocosmos Vendé tu auto
Novedades

Motor a combustión o eléctrico: las diferencias en el nuevo MINI Cooper

Aunque se parecen, es un truco visual, ya que ambos autos se fabrican en lugares diferentes y tienen plataformas distintas.

Motor a combustión o eléctrico: las diferencias en el nuevo MINI Cooper

Hace poco, se lanzó el nuevo MINI Cooper con motor a combustión, y es fácilmente confundible con su hermano eléctrico, pero obviamente son autos con algunas diferencias fundamentales que no están a la vista. Si bien ambos vehículos se consideran de la cuarta generación del Cooper, al menos desde que MINI pertenece a BMW, solo el modelo eléctrico es 100% nuevo, mientras que el modelo de combustión es un "restyling profundo", basado en el modelo anterior. Te contamos todas las diferencias entre ambos modelos.

MINI vs MINI EV: la plataforma

Arriba, el térmico. Abajo, el eléctrico.

El MINI eléctrico toma el nombre interno "J01" y es fabricado en China por la alianza que tiene BMW con GWM llamada Spotlight Automotive. No está completamente confirmado, pero se dice que la base del Ora 03 es la misma que la del Mini Cooper EV.

El MINI a combustión, está basado en el anterior, y queda plasmado en su diseño, al menos si te fijás en los cortes de las puertas, las manijas y las líneas en general. El MINI "térmico" fue rebautizado con el nombre de plataforma F65/66/67, por lo que comprenderá versiones de cinco puertas y convertible, resultando en una solución conveniente para mantener los motores a combustión de la marca en una plataforma que puede adoptarlos.

MINI vs MINI EV: diseño similar pero no igual

Arriba, el de combustión. Abajo, el eléctrico.

Ambas variantes comparten un diseño con superficies limpias, luces con un "anillo" DRL y una parrilla octogonal atravesada por una moldura del color de la carrocería. Los espejos son idénticos en ambos modelos.

En la parte trasera es donde más se parecen, con las nuevas luces con forma de "abanico", que llevan una firma luminosa que imita la bandera del Reino Unido (y que ya hizo que a más de un argentino se le saltara un tornillo). Ambas ópticas están unidas por un plafón negro con la denominación del modelo. El paragolpes trasero cuenta con dos "ojos de gato" verticales en cada extremo inferior, y la luz de marcha atrás en el centro.

La diferencia se aprecia al observar los cortes en los paneles de la carrocería, las manijas y algunas de las proporciones para saber que son autos diferentes. El MINI eléctrico tiene un capot convencional y manijas integradas a la chapa como en los BMW más modernos, y no tiene molduras plásticas en los pasos de rueda, apostando por un look más minimalista.

Ya para el ojo un poco más entrenado, las entradas de aire del EV son levemente menores, y están escondidas por elementos en un negro muy oscuro. El modelo a combustión tiene todos los cortes vistos en el MINI anterior, como el capot de apertura completa, las formas más marcadas de las ventanas y los plásticos en los pasos de rueda, sin olvidar las manijas expuestas.

Las dimensiones de ambos autos son parecidas:

  • 3,8 metros de largo, con unas centésimas a favor del modelo eléctrico
  • menos de 2,5 metros entre ejes para el modelo a combustión y más de 2,5 metros para el EV
  • El alto y el ancho también están a favor del EV pero no por mucho.
  • El EV tiene 200 litros de capacidad de baúl y el de combustión tiene 210.

MINI vs MINI EV: por dentro

Arriba, el bencinero. Abajo, el eléctrico.

El concepto interior es el mismo para ambos modelos, pero con diferencias sutiles. Las semejanzas están en los materiales traslucidos del torpedo, el diseño del volante, la botonera y la fantástica pantalla OLED circular, con diferentes interfaces y alta resolución. Por otro lado, podemos ver que las salidas de aire son diferentes, la ubicación de los parlantes Harman Kardon también es distinta, las manijas estan reubicadas y la consola central tiene diferentes funcionalidades.

El interior sigue en ambos casos las reglas principales del nuevo lenguaje de diseño MINI: menos elementos, pero de mejor calidad, mantener piezas e instrumentos icónicos y no perder lo analógico ante lo digital (aunque ya no tiene tablero detrás del volante ni un instrumental analógico). 

MINI vs MINI EV: lo obvio, los motores

El MINI Cooper EV se ofrecerá con dos niveles de potencia:

La versión Cooper E contará con

  • Un motor de 135 kW (184 CV) y 290 Nm
  • Ofrece una aceleración de 0 a 100 en 7,3 segundos.
  • Usará una batería de 40,7 kWh para ofrecer 305 km de autonomía
  • Ofrecerá una capacidad de carga de hasta 75 kW.

El Cooper SE

  • Elevará la entrega a 160 kW (218 CV) y 330 Nm
  • Aceleración de 0 a 100 en 6,7 segundos..
  • La batería será de 54,2 kWh, lo que aumenta la autonomía a 402 km, con una de carga rápida de 95 kW.
  • También habrá un futuro JCW que superaría los 300 caballos

Por el lado de los modelos a combustión, el Cooper tiene un tres cilindros turbo que puede generar 156 CV y 230 Nm, mientras que el Cooper S sigue siendo impulsado por el 2.0 turbo de cuatro cilindros que ahora produce 201 CV y 300 Nm, con el que logrará el 0-100 km/h en cerca de 6,4 segundos.

Ahora sabés como diferenciar el MINI EV del convencional, sólo queda esperar a que llegue alguno de los dos a nuestro mercado y verlos por nuestra cuenta.

¿Te gusta la nueva línea de diseño de MINI?

Jorge Beher recomienda