mié 24 de abril de 2024

logo autocosmos Vendé tu auto
Industria

El rol que juegan los robots en el proceso de fabricación de un vehículo

Se confirma cada vez más que el vínculo hombre-máquina es clave en la línea de producción de las automotrices.

El rol que juegan los robots en el proceso de fabricación de un vehículo

Los robots juegan un rol cada vez más importante en el proceso de fabricación de vehículos. Utilizados para una amplia gama de tareas, desde la soldadura y el montaje hasta la pintura y la inspección, los brazos de los gigantes de acero y las manos humanas se combinan en medio de un avance tecnológico que no parecería tener fin.

Un ejemplo actual de la interacción hombre máquina se puede apreciar en las plantas de producción que tiene Nissan en Mercosur, la de Argentina, en la ciudad de Santa Isabel (Córdoba) y la de Brasil, en Resende (Río de Janeiro), dando como resultado una “optimización de tiempos” y aumento de la seguridad, no sólo en el circuito productivo sino también en las tareas de los operarios.

Entre ambas plantas de producción trabajan 208 robots en combinación con personas para lograr la fabricación de 524 vehículos guiados de manera automatizada (AGV), incluyendo tablets en los puestos de trabajo de los operadores, formaciones con realidad virtual e impresoras 3D que contribuyen a mejorar notablemente la actividad productiva.

¿Cuáles son y cómo funcionan estas tecnologías? 

En este proceso de fabricación automotriz se utilizan los llamados Vehículos de Guiado Automático (AGV): pequeños robots auto-guiados que impulsan carros de piezas y plataformas, y garantizan la seguridad de cada etapa de producción. Los AGV funcionan a través de bandas magnéticas ubicados en el suelo para desplazarse, cuya posición y extensión se modifican fácilmente.

Como dijimos inicialmente, los robots agilizan el desarrollo de las tareas específicas de manera conjunta con las personas, por ejemplo, en el momento de colocar los techos de los automóviles, que pesan en promedio 10 kilos. El robot coloca la pieza sobre la carrocería y aplica 10 puntos de soldadura, todo en tan solo 85 segundos permitiendo que los operarios obtengan un control más efectivo de los procesos.

La otra clave de la eficiencia: digitalización

La digitalización es el otro factor indispensable de los puestos de trabajo debido a que hace posible que los supervisores de la producción controlen en tiempo real la información vinculada a la manufactura (cantidad, calidad, mantenimiento), y conseguir el menor desvío del objetivo.

Por otro lado, la digitalización de la logística de aprovisionamiento aporta eficiencia, ya sea mediante los sistemas interconectados con proveedores para optimizar los stocks, como los sistemas industriales de ayuda a los operadores para la selección y secuenciado de las piezas de cada uno de los productos a fabricar.

Ahora te toca a vos: ¿Qué opinás sobre el vínculo hombre-máquina? 

Javier Cappiello recomienda