sáb 22 de junio de 2024

logo autocosmos Vendé tu auto
Test drive

Nueva Ford Ranger contacto de manejo en Argentina

Manejamos por las rutas y caminos de tierra de Mendoza a la nueva generación de la pickup nacional.

Nueva Ford Ranger contacto de manejo en Argentina

Sobre la nueva Ranger ya te hablamos mucho, incluso tenés toda la info. y precios de  la pickup en Autocosmos.com.ar, acá vamos a centrarnos en el contacto de manejo y las impresiones que dejó en persona durante más de 150 km de asfalto, ripio y off-road recorridos en Mendoza.

La marca puso a disposición solo unidades LTD+ 3.0L V6 AT10 4WD, y aquí va lo que sentí al verla, habitarla y manejarla.

Ford Ranger: Te veo bien

Quizás a la vista no se nota que es más grande, porque no crece demasiado respecto de la generación saliente, pero lo que más llama la atención de la nueva Ranger es la sensación de solidez que aporta.

La fortaleza está en la nueva estética de la marca, ya usada en F150 y Maverick, con frontal plano, luces grandes y capot horizontal con resaltes. En el lateral llama la atención el diámetro total de las ruedas 255/55 R20, que no hubiera entrado en la generación saliente.

Atrás se lucen la nueva barra aerodinámica, las barras laterales de caja que sirven para atar cosas, el estribo lateral y los LED en luces, pero lo más elaborado es el estampado de portón con Ranger en bajo relieve y hendidura que genera una suerte de spoiler en el borde de portón de carga.

Ford Ranger: Adentro

Ford dice que la cabina es más grande que antes, no la medí, pero con mi 1,76 metros viajé en el asiento trasero y entré con espacio correcto para las piernas y de sobra para cabeza. El respaldo se siente con buena inclinación y hay salidas de aire además de puertos USD, uno A y uno C.

Vamos adelante y además del diseño más horizontal, hay que ponderar plásticos y uniones, se sienten buenos y sólidos. En la LTD hay una suerte de cuerina en la parte alta del tablero y contrapuertas. La consola central no se mosqueó cuando la sacudí.

Los porta objetos son buenos, hay en las contrapuertas, la guantera doble (superior e inferior) más un espacio abierto entre ambas que está gentilmente engomado, lo mismo que los posavasos y el espacio delantero, que en la unidad probada tiene cargador inalámbrico de teléfonos. Completa un espacio debajo del apoyabrazos.

La tecnología aparece por todos lados, desde la perilla selectora de modos de tracción y manejo, hasta la selectora de cambios que es un híbrido entre joystick y palanca, pasando por el freno de mano eléctrico.

Obvio que lo más moderno de la nueva Ranger está en las pantallas, de 12” vertical para multimedia y de 12,4” para cluster de instrumentos (son de 10 y 8 pulgadas respectivamente en otras versiones). Al igual que en la Ranger Raptor V6 que ya probamos, ambas tienen múltiples funciones e informaciones, pero sobre todo son prácticas.

A manejar la nueva Ranger V6

Antes de arrancar hay una buena noticia, la columna de dirección regula en altura y profundidad. Los retrovisores son gigantes, y además hay sensor de punto ciego y aviso de tráfico cruzado. Me costó acostumbrarme al apoyacabezas, muy inclinado hacia adelante, por el resto el asiento es cómodo.

Apretamos botón, el V6 se enciende sin vibrar y con un sonido que no es marcadamente diésel. Ponemos D y la nueva Ranger se mueve suavemente. La caja parece algo ocupada, pero eso es más en lo auditivo, en el andar casi no te das cuenta de que está pasando entre sus 10 cambios.

Los cruceros en ruta a velocidades legales son confortables, se siente el trabajo de insonorización, y las suspensiones dan aplomo sin asperezas. La dirección es suave y precisa, lo mismo a bajas velocidades cortesía de la asistencia eléctrica. Yo sentí algo esponjoso el pedal de freno, pero lo bueno es que en la V6 hay cuatro discos del otro lado.

Me queda para un Test completo probar varios sistemas de seguridad de la nueva Ranger, en este caso usé el mantenimiento de carril, el crucero adaptativo y el aviso de punto ciego, y los tres hicieron bien su trabajo.

Manejamos poco en ciudad, pero bastante en caminos de ripio y tierra, lo suficiente para notar dos cosas:

  1. No se pueden hacer milagros, un vehículo con chasis, el peso de la Ranger y elásticos traseros siempre va a vibrar más que un SUV.
  2. Ford está cerca, la Ranger vibra poco, el tren delantero es confortable y el trasero solo áspero cuándo las cosas se ponen justamente ásperas.

Se nota el trabajo en varias áreas como la rigidez del chasis, en los amortiguadores traseros por fuera del mismo, en las trochas más anchas, en el tren delantero movido hacia el frente, y en el motor más liviano que el anterior 3.2L. La demostración está en que la trompa navega menos.

¿Cuánto empuja el 3.0 V6 de la nueva Ranger?

Hay 250 CV y 600 Nm a disposición del pie derecho, y hay 10 cambios para hacerlo funcionar en sus puntos más dulces. Pisalo, esperá a la caja que rebaje y… no se siente explosivo o deportivo, pero hice sobrepasos muy tranquilo. Apenas podamos hacerle un Test veremos en números lo que puede hacer y cuanto gasoil pide a cambio.

La caja no ofrece levas de cambios, si hay unos botones para modo manual en el pomo. Usando la transmisión en M no sube de cambio cuándo llega al corte que está por las 4.300 rpm.

Off-road en la nueva Ranger

Una de las novedades de Ranger es que cambió de 4x4 a 4WD, y el cambio en la definición está por algo: además de los clásicos 4x2 y 4x4 en alta y baja, donde la distribución es fija 50/50, la pickup suma sistema de reparto entre ejes, útil en off-road, y también en rutas.

La marca armó un circuito de off-road que no era tan exigente, la camioneta lo recorrió sin problemas y casi sin usar el bloqueo del diferencial trasero ¡Y eso que manejaba yo! (los que ya me conocen saben que no es mi terreno ideal).

Creo que más que probar las cualidades de la tracción, lo más interesante fue el sistema de visión 360º con cuatro cámaras que me dejaba ver lo que el capot me eclipsaba.

Conclusiones

Es muy rápido para dar un veredicto, pero se nota que Ford tiró toda la ingeniería al asador: la camioneta se siente cómoda, silenciosa, potente y cargada de tecnología.

Además de todo lo anterior, me gusta que a la marca le sumó trucos prácticos, varios de ellos provenientes de la F150 como los espacios para sujetadores en el portón de carga, los encastres para separadores u otras herramientas de la caja o el estribo lateral trasero, por solo nombrar algunos.

¿Está para dominar el mercado? Es muy temprano para saberlo, en el Catálogo de Autocosmos tenés fichas técnicas, equipamientos y precios para revisar, y abajo espacio para opinar.

Test nueva Ford Ranger V6 2024

Recorremos la nueva Ranger con Pablo Opacak

Hernando Calaza recomienda