vie. 03 de diciembre de 2021

logo autocosmos Vendé tu auto
Tuning

Este Mustang debería acusar al dueño de mala praxis

La máquina sorprende por dónde se la mire, aunque no necesariamente para bien.

Este Mustang debería acusar al dueño de mala praxis

Lo que acabás de ver en la foto principal de esta nota es un Ford Mustang. Sí, ya sé que no lo parece, pero lo cierto es que, debajo de toda esa carrocería retocada, se esconde una unidad de la quinta generación del muscle car, lanzada en 2005.

Visto en República Dominicana, este particular ejemplar tiene varios detalles que lo hacen único. Veámoslo en detalle.

Ford Mustang dominicano: Características principales

El frente del Mustang llama poderosamente la atención por su enorme parrilla, de forma ovalada y que cubre casi todo el espacio frontal. Lo peor es que, por si hiciera falta, en los laterales del paragolpe también tiene dos bocas de aire, cuyo tamaño tampoco es muy discreto.

Si levantamos la mirada, la unión del capot con el frente es un tanto desprolija, aunque lo más notorio de la tapa son las branquias refrigerantes, que aparentemente ni siquiera cumplen su función, sino que están allí por puro capricho del dueño o de la dueña del deportivo.

Al verlo de costado, notamos que el Mustang está calzado con neumáticos más grandes de los que debería llevar, y que sobresalen tanto que hasta pueden resultar peligrosos para su conductor o conductora.

Las dos salidas de aire que se ubican detrás de la rueda delantera, y la línea de diseño que surge en la boca superior, parecen homenajear al Mercedes SL, modelo al que también se asemeja con su techo de lona. Ahora, si miramos el perfil de su parte delantera… nos quedamos sin palabras.

Para terminar, el sector trasero es el único que a priori es 100% Mustang, aunque también es cierto que las imágenes para corroborarlo no abundan. Eso sí: en su lateral, más precisamente detrás de la rueda, se ve como una especie de aleroncito, distinguible gracias a que su color es diferente al de la zona inferior del paragolpe. 

En resumidas cuentas, estamos en presencia de un Mustang que lejos está de parecerse a sus hermanos. Pero bueno, al fin y al cabo gustos son gustos, ¿o no?

Ahora te toca a vos: ¿Qué te parece este Mustang? ¿Te gusta mucho o es muy feo? Compartí tu opinión en los comentarios, siempre con respeto.

Juan Manuel Cardozo recomienda

Contanos que opinas