vie. 03 de diciembre de 2021

logo autocosmos Vendé tu auto
Novedades

¿Mejoraría a la seguridad vial bajar las velocidades máximas en rutas y calles?

La ONU y la OMS recomiendan límites mucho menores a los que rigen actualmente en Argentina. Las repercusiones en el país.

¿Mejoraría a la seguridad vial bajar las velocidades máximas en rutas y calles?

Con el fin de evitar siniestros viales, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) propusieron disminuir las velocidades máximas de los vehículos terrestres, tanto en calles y avenidas urbanas como en rutas y autopistas.

La idea fue anunciada en el marco del lanzamiento del Segundo Decenio de Acción para la Seguridad Vial, y se enmarca dentro del denominado Plan Mundial, con el que las entidades globales plantean un paquete de medidas para que entre este año y el 2030 las muertes por accidentes de tránsito se reduzcan en un 50%.

En la vía pública mueren alrededor de 1.3 millones de personas al año, número que prácticamente se mantuvo inalterable durante las últimas dos décadas. Según la ONU y la OMS, se tratan de fallecimientos “prevenibles”, que a su vez son acompañados por 50 millones de individuos que anualmente resultan heridos y padecen diversos traumatismos.

“El Plan Mundial considera inaceptables las cifras a nivel global y pide a los gobiernos y a las partes interesadas que transiten un nuevo camino, con un enfoque integrado de sistemas de seguridad para situar directamente a la seguridad vial como impulsora del desarrollo sostenible”, plantean los organismos involucrados ante los siniestros, que son la principal causa de muerte de niños y jóvenes en el mundo.

En cuanto a las velocidades máximas, el Plan Mundial plantea disminuirlas de la siguiente manera:

  • Velocidad máxima en calles urbanas: 30 km/h
  • Velocidad máxima en ruta: 80 km/h
  • Velocidad máxima en autovías y autopistas: 100 km/h

¿Cómo reaccionó Argentina a lo manifestado en el Plan Mundial?

La Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) acompañó la iniciativa de la ONU y la OMS, y puso especial atención en la disminución de la velocidad máxima en calles de zonas urbanas, que en nuestro país es de 40 km/h.

Pablo Martínez Carignano, director ejecutivo de la ANSV, recomendó a los gobiernos de cada localidad que impulsen la baja de la velocidad a una máxima de 30 km/h: “Bajar la velocidad máxima de las calles como manera de calmar el tránsito y proteger la vida de los usuarios vulnerables de la vía pública es una medida que está al alcance de todas las autoridades”, expresó.

¿Cambia mucho si la máxima pasa a ser de 30 km/h?

De acuerdo a lo informado por la ANSV, que la velocidad máxima en calles urbanas baje a 30 km/h ayudará a reducir la cantidad de accidentes, tal como sucedió en otras ciudades del mundo, como Toronto, o Bogotá. En la ciudad canadiense, el número descendió en un 28%, mientras que en la capital colombiana cayó un 32%.

La causa del cambio radica en que al disminuir la velocidad, los autos tardan menos en frenar a cero, además de que los conductores y las conductoras tienen más tiempo para reaccionar ante cualquier imprevisto. Por otro lado, la ANSV asegura que un siniestro a 30 km/h resulta mortal para apenas uno de diez peatones atropellados.

Ahora te toca a vos: ¿Qué opinás de lo recomendado por el Plan Mundial? ¿Te gustaría que las velocidades máximas se implementen en el país? Compartí tu punto de vista en los comentarios, siempre con respeto.

Juan Manuel Cardozo recomienda

Contanos que opinas