Novedades

Wey Tank 300, el off-road chino de las mil influencias

El primer todoterreno de la marca de lujo de Great Wall irradia un aire retro gracias a sus similitudes con varios 4x4 clásicos.

Wey Tank 300, el off-road chino de las mil influencias

La marca china Wey lanzó un modelo que se aleja bastante de la linea que venía ofreciendo. Denominado Tank 300, es un todoterreno de última generación destinado a ofrecer una alternativa dentro de la gama de la marca, orientada más a los SUV y crossovers deportivos y estilizados.

El diseño del off-road de la marca de lujo de Great Wall toma muchas influencias del Haval Big Dog y un aspecto retro que también guarda similitudes con modelos de Jeep (como el Wrangler) o de Mercedes-Benz (Clase G), que comparten estilo por la época en la que fueron construidos. Además, se dijo que el Tank 300 era el clon chino del Ford Bronco, cuando en realidad solo se asemeja por sus ópticas.

Wey Tank 300: Exterior

Lo más importante del Tank 300 es su plataforma, llamada Tank (sí, no fueron muy creativos) y que será la base de la futura camioneta full-size de Great Wall -en la que no sabemos cómo se empleará, ya que su arquitectura es monoscasco-.  Volviendo al todoterreno, este se destaca por los neumáticos A/T, llantas bicolor, paragolpes de plástico y un diseño cuadriforme, aunque muy suavizado en sus esquinas y superficies. Además, lleva un color naranja cuanto menos vistoso.

Interior y sistema motriz del Wey Tank 300

Puertas adentro nos encontramos con una mezcla muy interesante entre elementos de lujo y otros más utiles, además de una tapicería de cuero en dos tonos, entramado con forma de diamante, salidas de aire acondicionado con forma de turbina, acentos rojos y dos pantallas de 12.3" para el cuadro de instrumentos y el sistema multimedia. Como no podía ser de otra manera, todo cuenta con un aspecto premium.

Con respecto a la mecánica del Wey Tank 300 poco sabemos, ya que la marca aún no divulgó su ficha técnica. De todas maneras, podemos señalar que contaría con dos ofertas motrices: un impulsor de 2.0 L con turbo e inyección directa y un V6 de 3.0 L con las mismas características, ambos asociados a una transmisión automática de nueve cambios y doble embrague. Además, incluiría un sistema de tracción con bloqueo de diferencial delantero, central y trasero, suspensión adaptativa y una capacidad de vadeo de 965 mm.

¿Qué te parece esta nueva propuesta de Wey? ¿Te gustaría tener uno? ¡Contanos!

Jorge Beher recomienda

Contanos que opinas