Tips y Consejos

¿Qué tengo que comer y en qué cantidad antes de manejar?

Es muy importante prestar atención a las comidas realizadas previo a tomar el control del volante.

¿Qué tengo que comer y en qué cantidad antes de manejar?

Está comprobado científicamente que comer demasiado antes de manejar puede causar somnolencia, fatiga, ansiedad o molestias estomacales que sin dudas afectarán en gran medida la concentración y por ende aumentarán el riesgo de sufrir un accidente. Ante esta situación, lo que se sugiere es no ingerir comidas "pesadas" antes de ponerse al volante, aunque tampoco es bueno hacerlo con el estómago vacío, ya que el hambre también puede ser motivo de distracción.

Reducción de la atención

Según los resultados de un estudio de la Universidad de Leeds, después del almuerzo el rendimiento del conductor disminuye en un 10%, mientras que las comidas provocan somnolencia, dolor abdominal, acidez estomacal y gases. Al mismo tiempo, el estudio menciona que el tiempo de reacción se reduce hasta en un 45%, por lo que se aconseja que si tras el mediodía se va a estar varias horas al volante, hay que realizar paradas frecuentes y comer pequeñas cantidades de alimentos. Incluso, también es bueno caminar durante un cuarto de hora o dormir unos minutos en un estacionamiento del camino.

Algunas comidas sí, otras no

También se indica que las comidas fritas y salsas picantes no ayudan a una conducción segura, mientras que durante las largas horas de conducción es recomendable que el conductor evite el arroz, las legumbres y la pasta. Además, las cebollas y los tomates, aunque son alimentos saludables, provocan indigestión.

Además de la comida, tomar agua es muy importante para los conductores. De acuerdo a analisis llevados a cabo por la Universidad de Loughborough y el Instituto Europeo de Hidratación, los conductores que no están bien hidratados cometen errores similares a los que tienen un nivel de alcohol en sangre de 0.8 g/litro. Es decir, como si hubieran tomado cuatro copas de vino. Por otro lado, ante un periodo de deshidratación pueden presentarse síntomas de mareo, vómito y, en los casos más extremos, pérdida de conciencia.

El conductor debe, durante todo el viaje y especialmente cuando el clima es particularmente caluroso, beber muchos líquido, ya sean jugos de frutas o derivados. En cuanto a los realizados con cafeína -café, té y bebidas energéticas- pueden ayudar al conductor a mantenerse en buenas condiciones.

Por último, es importante mencionar que los nutricionistas señalan que ante un viaje extenso, los conductores tienen que desayunar una tostada, una fruta pequeña y tomar café o té; en el almuerzo ingerir un sandwich y agua y a la noche una ensalada más carne o pescado, algunas nueces y mucha agua.

Luis Hernández recomienda

Contanos que opinas