Automovilismo

F1: ¿Te acordás de la última vez que arrancó en Europa?

La Máxima comenzó su temporada en el Viejo Continente, hecho pocas veces repetido a lo largo de su historia.

F1: ¿Te acordás de la última vez que arrancó en Europa?

La espera terminó. La Fórmula 1 inició su 71ª temporada luego de varios meses de incertidumbre y demora por lo acontecido con el Coronavirus. Esa pandemia que actualmente tiene su foco en nuestro continente sudamericano generó, entre muchísimas consecuencias más graves, la cancelación de toda la primera parte del campeonato de la Máxima, por lo que ni siquiera se llegó a celebrar el Gran Premio de Australia, evento que se canceló en las horas previas a su realización.

El escenario elegido para la primera competencia del certamen 2020 fue el Red Bull Ring de Austria. Sí, el Mundial comenzó en Europa, lo que supone toda una rareza para los integrantes de la categoría, acostumbrados a que se levante el telón en Oceanía y más precisamente en Australia. Bueno, ya sé que si peinás canas me vas a recordar que de chiquito era una costumbre ver el arranque de la F1 en Sudamérica, y es verdad. ¿Pero en Europa? La realidad es que alguna vez pasó, aunque hace más de cincuenta años.

El desafío de comenzar el año en Mónaco

John Surtees marcha por delante de Jackie Stewart en las calles del principado, en 1966. Aquella vez fue la última que Mónaco abrió la temporada.

Durante la primera mitad de los años 60 arrancar el torneo en las calles del principado era una costumbre, tal como lo demuestran las cinco ocasiones en la que sucedió entre 1959 y 1966. La última de ellas no solo fue la vez final en Montecarlo sino también en Europa, continente que volvió a ser el epicentro de la apertura del Mundial tras 56 años.

Previo a Austria, los 10 eventos europeos que ocuparon el casillero inicial del calendario se llevaron a cabo en los primeros 16 certámenes de la Máxima. Además de Mónaco, resultaron sede Gran Bretaña (1950; primera carrera de F1 en la historia), Suiza (1951 y 1952 y Holanda (1962).

Tras aquel 1966, el continente pasó a recibir al certamen ya empezado, principalmente en el segundo o tercer evento del año y entre abril y mayo. Sin embargo, en las últimas dos décadas, el arribo a Europa se dio mayoritariamente en la cuarta o quinta cita.

El país que más veces dio comienzo a la “temporada europea”,  esa que tanto anhelan los equipos para presentar las primeras grandes actualizaciones en sus monoplazas, fue España (22 oportunidades), seguido por los principados de San Marino (19) y Mónaco (13). Tanto en 2018 como en 2019 el privilegio lo tuvo Azerbaiyán.

Teniendo en cuenta que el territorio europeo es cuna y centro de operaciones de la categoría, resulta llamativo que apenas haya contado con una decena de aperturas del Mundial. Es más: no es uno, sino dos los continentes que en este apartado lo superan. Veamos.

América, el continente más elegido para abrir el calendario

Los Ligier de Jacques Laffite y Patrick Depailler pican en punta en el comienzo del Gran Premio de la República Argentina de 1979. Nuestro país es el segundo con más presencias en la cita inaugural.

La primera vez que la Fórmula 1 salió de Europa fue a la Argentina, en 1953. Sí, me vas a decir que tanto en años anteriores como hasta 1960 figuraron en el calendario las 500 Millas de Indianápolis, y es verdad, pero solo estaban allí para que el campeonato tome carácter de “Mundial”, ya que ni los pilotos y ni los equipos europeos participaban en la prueba estadounidense, ni sus colegas yankees hacían lo propio con las demás competencias del año.

Volviendo a 1953, el por entonces Autódromo 17 de Octubre de Buenos Aires fue el que albergó el arranque del torneo y con ello el punto de partida de la presencia de América en la cita inaugural, algo que terminó sucediendo en 28 ocasiones. A la ubicación de nuestro país en el calendario durante la década del 50 (de 1953 a 1958 y 1960) y posteriormente en los 70 (1972 a 1975 y 1977 a 1980), hay que sumarle a Brasil, que tomó la posta en 1976 y continuó siendo el primer escenario del torneo durante los 80 (1983 a 1989) y 90 (1994 y 1995). La nómina la completa Estados Unidos (1981, 1990 y 1991).

En suma, Argentina fue sede del comienzo en 15 ocasiones (solo la supera Australia), Brasil en 10 y EE.UU. en tres, lo que da un total de 28 sobre 71 aperturas, es decir casi el 40% (39,4%).

Australia y Oceanía, un solo corazón

Damon Hill celebra su victoria en la primera competencia de la Máxima disputada en Melbourne, sede que albergó el arranque del torneo 1996.

Desde 1996, y salvo en 2006 y 2010 (Bahrein lo reemplazó en ambas ocasiones), Australia es el lugar elegido para iniciar la temporada. Ya es un clásico que esperemos hasta cerca de la medianoche para ver las primeras prácticas libres del año y ni que hablar de la carrera apertura, que suele ser a la madrugada.  

Tras el reemplazo del circuito callejero de Adelaida (con el que el país oceánico se incorporó a la Máxima en 1985) por Melbourne, y el traslado de ubicación en el calendario (pasó de ser la última a la primera fecha), el evento australiano albergó el inicio en 22 ocasiones, lo que hizo que el país insular sea el que más veces ocupó ese espacio en el año. En cuanto al continente, Oceanía (22) solo es superado por América (28), algo que posiblemente se revierta en los años venideros, debido a que en la actualidad la mayoría de los países americanos tienen su espacio en los últimos meses de la temporada.

El continente negro también supo pegar primero

Jim Clark recibe el banderazo final en el Gran Premio de Sudáfrica de 1965, la primera prueba en el continente africano.

De los más de 1.000 GG.PP. realizados apenas 23 se celebraron en África, siendo Sudáfrica, el país más occidentalizado del continente, el que albergó todas las pruebas. En nueve ocasiones supo abrir el torneo, tanto durante los años 60 y 70 (1965 y 1967 a 1971), como 80 (1982) y 90 (1992 y 1993). La primera de ellas se llevó a cabo nada menos que un 1º de enero, fecha en la que ni antes ni después se volvió a correr. Tal es así que la última carrera en aquel continente, 28 años después, se disputó un 14 de marzo, jornada más acorde a los calendarios actuales.

Nunca tan tarde

Como te podés imaginar, el arranque de esta temporada es el más tardío de toda la historia de la F1. Pero lo más llamativo es que para encontrar un inicio con tanto retraso hay que retrotraerse justamente a aquel 1966, el de la última vez de Europa abriendo el torneo. Las calles de Mónaco albergaron la primera cita del campeonato un 22 de mayo, fecha que solamente había sido superada por la apertura de 1952 (27 de mayo). Claro que la situación actual atípica deja atrás cualquier estadística de esta índole.

En fin, como bien dijimos al principio, la espera terminó. Es hora de volver a ver la Fórmula 1. ¡A disfrutar!

Juan Manuel Cardozo recomienda

Contanos que opinas