Novedades

Nuevo BMW M5: Más rápido y más furioso

La marca alemana lanza la actualización del deportivo, cuyas novedades en el manejo y motor lo dejan listo para las pistas.

Nuevo BMW M5: Más rápido y más furioso

Poco después de que el BMW Serie 5 reciba las actualizaciones de media vida, solo era cuestión de tiempo para que llegase lo mismo al siempre espectacular M5. Días después de que se haya filtrado una imagen de su renovación, aquí lo tenemos de forma oficial.

Las mejoras estéticas que recibió este deportivo se alinean con el nuevo lenguaje de diseño que la marca alemana está impulsando en sus modelos más recientes, cuyas novedades se vieron primero en las SUV de la marca y luego en vehículos como el Z4, el Serie 3, el Serie 1, el Serie 8 y más recientemente el Serie 4, aunque por fortuna sin esa grotesca parrilla vertical.

Cambios exteriores

Con respecto al M5 anterior, las modificacioens más notorias están definitivamente en los grupos ópticos, tanto delanteros como traseros, y que incorporan tecnología de matriz de laser en el caso de los frontales y LED en la parte trasera. Como señalamos con el Serie 5 anterior, se despiden los últimos vestigios de los famosos ojos de ángel que llevaron por mucho tiempo los BMW y que luego fueron mutando hacia formas más hexagonales. Hoy, la firma luminosa frontal de la marca alemana es una doble L, que hace juego con las L que también podemos encontrar en la gráfica de los focos traseros, con ópticas oscurecidas.

La parrilla creció un poco y ahora es de una sola pieza, por lo que el doble riñón tradicional de los modelos M también cuenta con un diseño nuevo. Atrás también hubo algunas modificaciones, más precisamente en el paragolpes, mientras que las carcasas de los espejos retrovisores y el techo están fabricados en plástico reforzado con fibra de carbono.

Hay que tener en cuenta que el modelo Competition, como el de estas fotos, presenta muchos accesorios de color negro brillante para diferenciarlo del modelo normal. Esto incluye, además de las insignias específicas, a las molduras decorativas de ambos paragolpes, la parrilla, los espejos, llantas y un discreto alerón sobre el baúl.

La versión más deportiva puede conseguirse con las llantas de 20" del M8 y algunos colores especiales cortesía de BMW Individual, como el Gris Brands Hatch, el Rojo Motegi metálico, el Azul Tanzanite II metálico, el Rojo Aventurine II metálico y el Frozen Bluestone mate.

Cambios interiores

Aquí también hay cambios, como una nueva pantalla multimedia de 12.3 pulgadas, más grande y legible. Cerca del selector de cambios aparecen dos nuevos botones de acceso directo en la consola central. Uno se denomina "M-Mode", que permite cambiar entre dos modos de manejo: Road, que es el estándar con todas las asistencias activadas, y Sport, con las asistencias solamente emitiendo alertas y no actuando sobre el auto, salvo la alerta de colisión con frenado de emergencia y el asistente de evasión-. En este último también está habilitada la interfaz M para el cuadro de instrumentos y para el Head-Up display.

Arriba del botón "M-Mode" está el botón "Setup", que te lleva directamente al menú M para que ajustes manualmente los parámetros del auto (sistema de tracción, DSC, motor, transmisión, amortiguación, dirección y displays de información) y crees tu propio modo de manejo, el cual podrás activar desde el volante al apretar los botones M1 o M2.

El M5 Competition habilita un modo de manejo extra llamado "Track", el cual deshabilita todas las asistencias de seguridad, silencia el sistema de audio y desactiva la pantalla del sistema multimedia, al igual que las luces intermitentes de emergencia en caso de frenada brusca. Así permite tener el control absoluto del auto, dejando el 100% de la responsabilidad del manejo en tus manos. Claramente, está hecho solamente para la pista.

Sobre las asistencias de manejo y equipamiento tecnológico, se hereda todo del Serie 5, incluyendo el nuevo soporte para Android Auto, la llave digital que funciona en smartphones con tecnología NFC y más. Además, BMW también ofrecerá dos opciones de asientos, los M Sport estándar y los M multifunction con cabeceras fijas y un logo M5 retroiluminado, aparte de reglajes eléctricos extra.

Performance inagotable

El motor se mantiene igual. Es un V8 de 4.4 litros con tecnología TwinPower Turbo, que eroga 600 CV y 750 Nm de torque, mientras que el modelo Competition desarrolla 25 CV más, para un total de 625 CV. Si bien ambas versiones alcanzan una velocidad limitada de 250 km/h, el Competition acelera de 0 a 100 km/h en solo 3.3 segundos. Las prestaciones pueden ser mayores si pedís el paquete M Driver, con el que desbloqueas el velocímetro hasta los 305 km/h.

La transmisión de ambos modelos es una Steptronic de ocho cambios, cuyo rendimiento podés ajustar gracias al programa Drivelogic. También está a tu alcance cambiar el sonido del escape, para que no molestes a tus vecinos o viceversa. Está demás mencionarlo, pero recordá que el M5 es un auto con tracción en las cuatro ruedas al que le podés desactivar el tren delantero cuando actives los parámetros más extremos.

Otra característica especial del M5 Competition son las monturas del motor, que gracias a su mayor rigidez permite una mayor conexión con el auto y un manejo más fiel.

Los frenos de disco son de material compuesto y BMW permite personalizar los cálipers con tres colores: negro, azul o rojo. Como opcional están los frenos carbono/cerámico, con cálipers dorados y que no solo generan un mejor frenado (por su resistencia al cansancio por temperatura), sino que también ayudan a bajar el peso del deportivo en 23 kilos.

¿Te gustaría verlo en las calles de nuestro país?

Jorge Beher recomienda