Test drive

Test nuevo Peugeot 2008: el León salta aún más alto

Si bien aún no lo tenemos en el país, sabemos que su nueva plataforma y los planes de fabricarlo localmente están, así que lo probamos para saber si vale la pena la espera.

Test nuevo Peugeot 2008: el León salta aún más alto

La segunda generación del Peugeot 2008 ya se coercializa en Chile y como Autocosmos tiene presencia en toda América Latina ya pudimos probarlo del otro lado de la cordillera y no quisimos demorar en entregarte la prueba en Argentina, aunque aún falte para su llegada. La buena noticia es que ya tenemos la plataforma en el país, que se va a estrenar con el nuevo 208 para ser luego acompañado por su hermanito SUV, el 2008.

Nueva plataforma y medidas

El nuevo 2008 se construye sobre la nueva plataforma CMP del Grupo que debutó con el DS 3 Crossback y sirve como base también para las nuevas generaciones del Peugeot 208 y del Opel Corsa. Esta base no sólo es mucho más rígida y ligera que la anterior, también es modular, permitiendo que todos los modelos mencionados ofrezcan versiones híbridas y 100% eléctricas, lo que habre un mundo de posibilidades para nuestra industria local.

Asimismo, esta base le permite aumentar sus dimensiones exteriores de manera importante y, con ellas, su habitabilidad interior. El Peugeot 2008 cuenta ahora con 4.300 mm de largo, (+140 mm que la primera generación) y con 2.605 mm entre los ejes (+60 mm). El ancho es de 1.770 mm y se eleva unos 1.530 mm medidas que lo meten de lleno en el segmento B de los SUV, rivalizando con modelos como los Volkswagen T-Cross, y el Jeep Renegade, entre los que se posicionan más alto por precio.

Si nos vamos al baúl el nuevo Peugeot 2008 declara 465 litros de capacidad logrando uno de los espacios más grandes del segmento. También ofrece un piso móvil, que puesto en la parte del medio deja un espacio por debajo para ocultar cosas. Así, puede cargar entre 434 y 545 litros, y si se rebaten los respaldos de los asientos traseros (en proporción 60/40) supera los 1.400 litros de capacidad.

El diseño del León

Si vemos el diseño exterior de esta nueva generación del Peugeot 2008 nos encontramos con un SUVue ha ganado madurez. Ya no es esa insípida mezcla entre SUV y miniván que dio vida a la primera generación, nacido en una época en que Peugeot se dio cuenta que no tenía níngún SUV en su lineup pese a que el mercado avanzaba raudo hacia esta tipología de modelos.

Aquel modelo nacido en 2013 tenía en la modularidad el foco principal de su propuesta, mostrando el diseño menos arriesgado que cualquier otro modelo de la marca en aquella época. Sin embargo, este nuevo 2008 toma todos los elementos del 3008 y los lleva a otro nivel. Sus líneas poligonales mezcladas con formas robustas en prácticamente todos los elementos de la carrocería le dan una apariencia moderna pero muy musculosa, propia de un SUV al estilo Peugeot.

En el frontal se destaca su enorme parrilla negra y unas DRL (luces diurnas) que simulan el colmillo del León, o al menos eso indica la marca. Un capó alto, nervaduras marcadas con cincel y un paragolpes alto confieren al 2008 una apariencia intimidante.

La silueta es más convencional, pero se destacan los anchos pasos de rueda con protecciones plásticas, las llantas bitono de 16 a 18 pulgadas (17" en nuestra versión), la cintura alta y ascendente. En la variante probada se luce nel techo y los pilares en negro. En la zaga sobresale la iluminación con las clásicas garras del León, unidas a través de una fina decoración cromada que lleva grabado el nombre de Peugeot. 

Interior

En el interior hay mucho del 3008 y también muchos elementos nuevos que veremos en el futuro 208. Lo más destacado es, sin embargo, la impresionante calidad percibida, con materiales blandos al tacto en todos lados, mezclas de tonos y texturas, mucho piano black en la consola central, y dos inmensas pantallas que acompañan a esta variante. La primera es la del sistema multimedia que va en voladizo, la segunda es la que da vida a los marcadores 3D, ambas de 10 pulgadas. 

A primera vista llama la atención la disposición iCockpit que mezcla un volante pequeño con marcadores puestos justo por encima. Esto formato mejora la visibilidad del instrumental pero por otro lado puede incomodar a los de menor altura que les guste manejar con el asiento bajo. Lo ideal es llevar el volante bien bajo siempre y terminar de acomodarse con la regulación de a butaca.

Las plazas traseras son tan amplias que entran piernas y cabezas de dos adultos de hasta 1.85 metros. Ls amenidades de la parte trasera incluyen misma calidad de construcción que adelante y dos puertos USB de carga para teléfonos.

Máxima tecnología

Hablemos de propuesta tecnológica. Ya comentamos que hay dos pantallas de 10 pulgadas, una para los marcadores, otra para el equipo multimedia (en las versiones menos equipadas la pantalla central es de 7" y los marcadores son analógicos con un display digital en el centro). Este último cuenta con conectividad a Apple CarPlay y Android Auto, además de bluetooth y un navegador GPS. No es el sistema más intuitivo del mercado, pero con un poco de uso se hace todo más sencillo.

La hermosa botonera tipo avión del tablero permite acceder a muchas funciones de manera directa, pero no se puede resolver todo desde ahí, y sí o sí hay que acudir a la pantalla para realizar una acción. 

Respecto de la segunda pantalla, se distingue por ofrecer una calidad gráfica superlativa, así como la opción de configurar la información que se ve (una de ellas muestra parte del mapa del navegador. Por si fuera poco, cuenta con visualización 3D. Esto se consigue a través de una segunda pantalla puesta por encima, que refleja en una mica ciertos elementos que, en la visión general, se aprecian como si estuvieran más adelante que la pantalla.

Rey en eficiencia

Como suele ser la tónica con los modelos PSA (Citroën, DS, Peugeot y los nuevos Opel), los motores se destacan por ofrecer ese perfecto equilibrio entre entrega y eficiencia. Y en este 2008 eso no es la excepción.

La propuesta es un motor naftero de tres cilindros y 1.2 litros con turbo, que eroga 130 caballos y 230 Nm de torque asociado a una caja manual de seis cambios aunque podría juntarse con una automática de 8 relaciones. La tracción es únicamente al tren delantero. Si bien pareciera estar justo de fuerza respecto de sus 1.200 kilos, el gran torque disponible desde muy bajas revoluciones hace que se sienta ágil para mover esta masa con total tranquilidad, incluso en subidas. Y si es necesario, cuenta con modos de conducción que en la posición Sport eleva el régimen generando mayor entrega y deportividad.

Respecto del chasis, el 2008 es sobresaliente. La suspensión está perfectamente calibrada para ofrecer confort en la ciudad y sobre pavimentos ásperos, sin golpeteos en los lomos de toro y rebotes en los saltos, aislando muy bien la cabina. Pero si nos vamos a una buena ruta de curvas, el aplomo del SUV es sobresaliente, pese a tener el centro de gravedad un poco más alto. Se afirma bien en el asfalto y da seguridad conductiva, con una dirección muy rápida y precisa y frenos del todo efectivos.

Conclusiones

Peugeot sabe hacer autos en encantan y esta no es la excepción. La segunda generación del 2008 es un súper SUV para el segmento de los compactos, con una propuesta atractiva en diseño, calidad, refinamiento y dinamismo conductivo.

Me parece que es de lo mejor que ofrece este segmento, donde abundan los modelos regionales como Jeep Renegade, Honda HR-V, Volkswagen T-Cross, Ford Ecosport y Nissan Kicks entre los principales. Ninguno de ellos lo iguala por calidad interior y refinamiento conductivo. Habrá que ver que sucederá cuándo se empeice a producir en Argentina. Seguramente pierda algo de calidad en los plásticos del tablero, pero ya veremos que ofrece el 208 nacional antes de emitir un juicio.

Veremos, veremos... por ahora te adelantamos esta prueba con la versión francesa para hacernos una idea de hacia donde va el modelo que tendremos en Argentina cuando inicie su producción local. ¿A vos qué te parece?

Marcelo Palomino recomienda

Contanos que opinas