Tuning

Un Dodge Charger Daytona 1969 con el V10 del Viper: El muscle car de tus sueños

La unión del auto que supo brillar en las pistas norteamericanas con el poderoso impulsor no hizo otra cosa que crear un monstruo de cuatro ruedas.

Un Dodge Charger Daytona 1969 con el V10 del Viper: El muscle car de tus sueños

Así como hay quienes buscan que un auto clásico tenga todos y cada uno de los elementos originales, hay otros que prefieren adaptarlos a la actualidad, para así mejorar su desempeño y confort. Un ejemplo de esto último es este Dodge Charger Daytona 1969 que fue sometido a una actualización exhaustiva, lo que le permitió superar a muchos autos deportivos actuales.

Imponente por donde lo mires

Todo el trabajo realizado en el muscle car se inició con la restauración de la carrocería, que además de estrenar pintura se la modificó con una serie de elementos, como guardabarros más anchos, un splitter de mayor tamaño y la desaparición del capot, lo que mejoró su aerodinámica e imagen.

A primera vista, también es visible el nuevo juego de llantas montados en neumáticos -slicks- Goodyear, mismos que se destacan debido a que fueron homologados para la NASCAR. Esta clase de ruedas fueron elegidas no solo por lo estético, sino por la potencia que despide el motor. Es que, dentro de las alteraciones enfocadas en mejorar su rendimiento, está un nuevo motor, que sustituye al HEMI de 7.0 L que eroga 390 CV (en la época de su lanzamiento este deportivo también se ofrecía con el V8 Magnum de 7.2 litros -425 CV-) por el del Viper, es decir un V10 de 8.4 litros y productor de 645 CV. El cambio, hecho al más puro estilo "Made in USA", no podía ser otro. Por último, en su parte mecánica ofrece una suspensión neumática.

¿Qué te parece está combinación de gigantes? ¿Te gusta o ya es un poco mucho? ¡Contanos!

Luis Hernández recomienda

¿Qué opinás? Contanos