Test drive

Test Jeep Compass 4x4 AT9

A caballo entre los SUV B y los C importados, este Jeep tiene todo para el éxito, ¿es así? Lo analizamos.

Test Jeep Compass 4X4 AT9

El Compass original supuso un cambio radical para Jeep, no solo por su diseño tan peculiar y “modernoso” sino también porque marcaba el ingreso de Jeep al mundo de los soft-roads con más prestaciones dentro que fuera de caminos.

La primera generación también ofrecía una calidad interior que mejorable; pero que no se diga más… llegó la segunda generación con un estilo que recuerda a su hermano mayor, el Grand Cherokee y materiales más cuidados. A y además está hecha en Brasil algo que le permite un precio más tentador. ¿Está buena de verdad o tiene sabor a baratija? Vamos a la prueba.

Diseño

Comparado con la primera generación, el Jeep Compass tuvo un cambio de actitud de vanguardista a elegante y para esto la marca se inspiró en uno de sus buques insignia, el Grand Cherokee.

Una de las grandes diferencias que identifica al Compass es la línea cromada lateral que, siguiendo las actuales tendencias, va por la parte alta de las ventanillas y corta visualmente el pilar C dándole formato de aleta.

Interior

Jeep hizo un gran trabajo por darte una sensación de calidad en el interior, plásticos suaves al tacto en las partes altas, engomado en los pocos portaobjetos que ofrece, decorados sobrios y detalles como la costura doble en tonos “arena” para tapizados. Para ver más detalles te recomendamos revisar el video del Test que acompaña a esta nota.

Atrás el espacio es muy amplio, especialmente para las piernas, ya que el techo queda algo cerca de las cabezas de quienes midan 1,75 metros. El respaldo es algo recto, pero a lo ancho podrían ir tres personas aprovechando que el túnel de transmisión no es intrusivo. Entre las amenidades está el apoyabrazos central, dos salidas de aire y un enchufe de 220V.

Baúl y auxilio

En nuestra unidad de pruebas el baúl se abre y cierra eléctricamente. Además de eso el espacio no parece muy amplio con 390 litros. El piso alto es la mayor limitante, aunque la sorpresa es grata ya que debajo se esconde una rueda idéntica a las cuatro titulares. Bien ahí Jeep. También podés reclinar los respaldos y llevar la capacidad a 1180 L.

Posición de manejo y pantallas

La posición de manejo es buena con todas las regulaciones pertinentes de butaca y volante, solo te recomiendo ir alto para lograr una buena visibilidad porque la cintura del Compass es alta. Ayudan dos grandes retrovisores y cámara de retroceso.

Hacé click acá para ver el equipamiento completo versión por versión en el Catálogo de Autocosmos

Atrás del volante de gruesa empuñadura tenés un instrumental con dos indicadores por agujas algo chicos y una generosa pantalla central con información de todo tipo y a color. El equipo multimedia tiene una nueva pantalla táctil de 8” que curiosamente no posee GPS propio. El formato más cuadrado que alargado te permite espejar correctamente tu teléfono (Android Auto y Apple CarPlay) manteniendo un menú nativo del auto en el pie de la pantalla.

Comportamiento dinámico

Acá el Jeep Compass combina elementos a la antigüita con otros más modernos. Por el lado de avanzada está la caja automática de 9 cambios, por el clásico, el motor. En lugar de recurrir a una cilindrada baja y turbo (algo que llegaría en 2021 a este modelo) Jeep fue por un cuatro cilindros de 2.4 litros que entrega 174 caballos.

El lado positivo está en que siempre se siente bien dispuesto a entregar empuje cuando acelerás, lo que te da un andar fluido tanto en ciudad como en ruta; el negativo es que su torque de 229 Nm a 3.900 rpm hace que no se sienta tan potente cuando vas a fondo. En números, hace el 80 – 120 km/h en 8,3 segundos en D y en 7,8s si rebajás a 3º, ambos valores son buenos.

Recuperación 80 – 120 km/h

Jeep Compass 4X4

En D

8,3 segundos

En 4º

7,8 segundos

La parte donde se nota la edad del motor es en los consumos de 8,9 L/100 km a 120 reales y de 14,9 L/100 km en ciudad. Ni la caja de 9 cambios puede con eso. Dos datos 120 km/h reales son 130 km/h de velocímetro y viaja en 8º a 2.000 vueltas. Podés poner 9º con las levas del volante, pero solo vuelve a bajar un cambio… ¿para qué estará es noveno cambio?

Consumos

Jeep Compass 4x4

Autonomía

120 km/h

8,9 L/100km

584km

Urbano

14,9 L/100 km

359 km

Promedio

11,9 L/100 km

Tanque 52L

Volvamos al andar, como te decía es fluido, apuntado hacia el confort tanto en suspensiones como en dirección que se siente un poco blanda. La estabilidad es buena en ruta, solo te das cuenta del planteo “suave” cuando clavás los frenos y baja la trompa más de lo deseado. Insonorización y libertad de vibraciones completan un SUV con buen refinamiento de marcha.

Conclusiones

El Jeep Compass no llega a ser un SUV full C, pero es mucho más que un B (Renegade). Te das cuenta en medidas y algunos temas mecánicos, sin embargo, nuestro amigo de las siete ranuras es más accesible (no digamos barato) y fácil de llevar por la ciudad. Además tiene buenas terminaciones, equipamiento y refinamiento de marcha.

Entre lo negativo está el baúl algo chico (el que quiere auxilio homogéneo que se banque la pelusa), pero sobre todo los consumos que son exagerados. ¿Vos que preferís? Para ayudarte a la tomar la decisión te damos este test con mediciones y apreciaciones, y también herramientas como el Comparador de Autocosmos para que puedas “medirlo” contra el contrincante que quieras.

Hernando Calaza recomienda

¿Qué opinás? Contanos