Autos clásicos

Top 10, los mejores diseños de Pininfarina

Hacemos un recorrido por el inmenso catálogo de la casa de diseño italiana y resaltamos sus mejores trabajos.

Top 10, los mejores diseños de Pininfarina

Luego del fallecimiento de Sergio Pininfarina (ver notas relacionadas), decidimos que es un buen momento de hacer un recorrido por los mejores diseños realizados por la “carrocera” que fundó su padre, Battista, el 22 de mayo de 1930.

Sinónimo de “italianidad” por su perfecta combinación entre elegancia y deportividad, Pininfarina está indiscutiblemente asociada a Ferrari, pero también colaboró con Alfa Romeo, Maserati, FIAT, Lancia, Peugeot y General Motors.

Solo hay que aclarar que para la ocasión solo se escogieron modelos que llegaron a la producción, dejando de lado concepts, prototipos y estudios de diseño: pero basta de preámbulos y pasemos directamente a nuestro Top 10 de esta semana.

 

Alfa Romeo Spider Duetto (1966 a 1969)

Compacto, ágil y pleno de gracia, este fue el último diseño firmado por el propio Battista "Pinin" Farina. Pese a ser pequeño, su belleza lo llevó a conquistar el corazón del otro lado del atlántico, donde inclusive participó en la película “El Graduado” (1967).

Entre los puntos sobresalientes se encuentran la depresión que recorre todo el lateral, los faros con carenado aerodinámico y los paragolpes delanteros que siguen el tradicional escudo de la marca. El remate redondeado de ambos frentes es el que aporta el mayor porcentaje de gracia y fue abandonado en el primer rediseño del modelo (1970) con cola recta.

 

Ferrari 365 Daytona (1968 – 1973)

Diseñada por Lionardi Fioravanti y aprobada por Sergio Pininfarina esta Ferrari debió enfrentarse al Lamborghini Miura. Se trata de un GT con un V12 4.4L delantero que determina sus esbeltas proporciones con capot larguísimo y zaga compacta. La elegancia de sus superficies limpias y el particular diseño del frontal con las luces carenadas saltó a la fama catódica en la serie División Miami (Miami Vice).

 

Ferrari Testarossa (1984 - 1991 / 512 TR: 1994 / 512 M: 1994 – 1996)

Esta Ferrari representa el punto más polarizador de este Top 10; por un lado están los diseñadores que la consideran un esperpento, por el otro los fanáticos que suspiraban cada vez que la veían aullando al mando del Detective Sonny Crockett (Don Johnson) en División Miami. Sus puntos más calientes son las tomas de refrigeración laterales estilo F1, las luces traseras enmascaradas por láminas (un clásico de los 80s) y los faros delanteros basculantes.

 

Maserati Quattroporte V (2005 – En producción)

Antes que aparecieran los sedanes superdeportivos de M (BMW), AMG (Mercedes-Benz) y RS (Audi), Maserati desarrolló el concepto en 1963 con el Quattroporte. La 5ª y actual generación fue diseñada por Pininfarina y pone el acento en la elegancia propia de los italianos, con un estilo bien diferenciado de los competidores alemanes e ingleses.

Los rasgos distintivos son el largo capot, las tres branquias laterales y el remate vertical de la ventanilla trasera, que sumado al pilar C alargado, le entregan un aire casi de coupé.

Peugeot 406 Coupé (1996 – 2004)

Este es un claro ejemplo de un vehículo vigente cuya belleza demuestra que no hace falta tener un caballo encabritado para ser admirado. Coloquialmente conocido como la Ferrari de los pobres (en comparación a los clientes del cavallino, claro) se destaca por las líneas fluidas, frontal afinado y cintura sinuosa, todo dentro de un sublime manejo de proporciones.

 

Ferrari F40 (1984) vs. Enzo (2002)

Aquí planteamos una batalla entre dos modelos icónicos, ambos creados para conmemorar aniversarios de Ferrari. El F40 marcó un quiebre en la historia de los superdeportivos llevando a la calle tecnologías de competición. El Enzo es una fina pieza de tecnología aeroespacial aplicada al asfalto.

Estas diferencias se aplican a ambos como si se tratara de la bestia y la bella. El F40 es un italiano prepotente, la Enzo es una pieza refinada aún más valorada por los diseñadores de autos que por los fanáticos.

 

Alfa Romeo 8C 2900B (1938)

Mucho antes de la creación del 8C Competizione, la denominación 8C ayudó a forjar la mitología de Alfa Romeo en la década del 30. Obviamente Pininfarina también estuvo a cargo de algunas versiones como el 8C 2900B, el más prestigioso de sus sedanes basados en los modelos de competición. Solo con ver sus imágenes alcanza para saber por qué está incluido en este Top 10.

 

Ferrari 288 GTO (1984 – 1985)

Si bien las siglas GTO (del italiano: Gran Turismo Omologata) remiten a las fabulosas Ferrari 250, el 288 es otra clase de fiera. Creado para alcanzar las 200 unidades de producción y así poder homologarlo para competición en el Grupo B, lleva al extremo todas las claves de diseño del Ferrari 308, pero sin perder la sensualidad de sus líneas, incluyendo las tomas de aire laterales.

 

FIAT 124 Spider (1966 – 1979)

Hacer un Top 10 sobre una casa de diseño que ha creado belleza sobre cuatro ruedas desde 1930 siempre dejará afuera muchos modelos que merecían ingresar en el listado. Ejemplos como los Lancia Beta Montecarlo, Ferrari P4/5, Dino y Cadillac Allante, hay muchos. Entonces, ¿por qué elegir a este simple y terrenal FIAT? Justamente, porque Pininfarina se las ingenió para que una marca popular pudiera ofrecer el 124 Spider, un pequeño convertible que aún hoy seduce con su elegancia y perfección de líneas.

 

Ferrari F12berlinetta (2012)

La mejor manera de cerrar este Top 10 es con una de las últimas creaciones de Pininfarina. La nueva generación de Ferraris muestra un acercamiento a la modernidad desde un costado más oriental, pero sin perder las clásicas proporciones de un gran GT con motor delantero. Esto es puesto en relieve con un sinfín de curvas, contracurvas y superficies cóncavas tensadas por líneas filosas. Este trabajo no hace más que confirmar como Pininfarina combina toda su tradición de elegantes deportivos italianos y los proyecta a las nuevas generaciones.

 

Yapa nacional - Torino

El auto de creación argentina también cuenta con la firma de Pininfarina. Basado en la plataforma del Rambler 440H de 1964, fue encargado a la casa de diseño italiana para que le diera personalidad propia. Si bien el Torino conserva los faros delanteros redondos, gana personalidad latina con superficies limpias y líneas de tensión, una de las técnicas de diseño más difundidas en la actualidad. 

Hernando Calaza recomienda

Contanos que opinas